Jueves, 19 Abril 2012 21:47

Elevación de carrillos

Es una técnica novedosa, que se hace con un láser especial dentro de la boca, en las zonas de anclaje de los distintos músculos de esas áreas, para producir un levantamiento y estiramiento de los carrillos de manera natural. El procedimiento sólo se puede realizar en pacientes que no se hayan realizado procedimientos anteriores con hilos rusos, botox o cirugía plástica.

Desde los 20 años de edad, el cuerpo comienza poco a poco a producir menos colágeno, que es la sustancia que mantiene las distintas estructuras de la cara en su lugar, y por efectos de la gravedad, es que las estructuras anatómicas con cierto peso, como lo son los carrillos, empiezan a caer del lugar en donde estaban inicialmente puestos, por lo que con un láser especial, se logra que los tejidos del carrillo y áreas aledañas, se tensionen, y por esa acción hay levantamiento de los músculos de esa parte de la cara. Luego de pasado el láser, se siente un efecto inmediato de tirantez.

El calor del láser hace que los tejidos en donde se aplique se contraigan, así como le pasa a un pedazo de carne en un sartén caliente, y por esa regla de la física clásica, es que el láser provoca que los tejidos vuelvan a su lugar. Aunque el láser genera calor, los tejidos intraorales no se ven afectados, por lo que el procedimiento es indoloro, no se quema la mucosa oral, ni produce efectos secundarios.

Es una técnica ideal para personas entre 30 a 50 años de edad.

Es necesario que se administre una sesión cada 3 semanas. Si tiene 30 años de edad, necesita 3 sesiones, si tiene 40, necesita 4 sesiones.

El procedimiento no cambia la fisionomía de la cara del paciente, por lo que no hay que preocuparse de que se van a alterar rasgos. Luego de terminado el tratamiento, el paciente puede inmediatamente comer, porque no se requiere de ningún tipo de espera. La elevación de carrillos y su estiramiento duran alrededor de 15 meses, para que luego, la fuerza de gravedad y los años, hagan que los tejidos de nuevo empiecen a caerse.

Se acompaña este procedimiento, de un rejuvenecimiento de la cara, acción realizada por un láser que no irrita ni da molestias, pero que al cabo de 3 semanas, el paciente podrá notar que la apariencia de la piel mejora. Es necesario que el paciente use un protector solar, durante 3 meses, para evitar que los rayos Ultravioleta del Sol, puedan dañar la piel de la cara recién tratada. Igual que el procedimiento de elevación de carrillos, la cantidad de citas, dependen de la edad del paciente. El tratamiento funciona cuando la energía láser provoca una inmediata contracción de los tejidos flaccidos, así como la creación de nuevo colágeno, que permite que la apariencia de la piel sea mas joven.